JORGE MOLINA SANHUEZA

"Cuando la prensa es libre, ello puede ser bueno o malo; pero, evidentemente, sin libertad, la prensa sólo puede ser mala". Albert Camus.

domingo, julio 24, 2005

Ally revisited












Ally abandonó al texto. Imagino que debió haber sido una elección difícil. Su cambio fue a la palabra, aunque a distancia de teléfono celular. Fue piadosa, lo reconozco.

Habló esta vez, supongo, sin su abrigo rosado, por el que ha sido tan criticada por lenguas viperinas, cuyos objetivos pueden ser los celos, dice mi siquiatra.

Ally, creo, cambió su tono de voz. Se manifestó tierna al otro lado del fono, sin esa personalidad desbordante que le conocí aquel sábado de julio. Estuvo más cercana. ¡Ah!, detalle. Tiene sobrinos. Es tía. Son pequeños, me contaron. Ella los disfruta. Vienen de fuera.

Hablamos 14 minutos y 35 segundos y pensé si tendría puestos esos jeans ajustados que le ví en la fiesta.

Ally es cuidadosa. Se muestra de a trozos milimétricos. Es lógico. Quién le contaría su vida a un sicópata como yo. Su actitud es como la del niño que sabe que la estufa puede quemarle los dedos, entonces se arma de valor, corre y cuando va a tocar el fuego, retrocede.

Como abogada, señalan fuentes cercanas a Ally, labora en el centro y habla con voz de pelo largo, aunque se disgrega en apegos emocionales, tan típicos de ella.

Creo que sólo cabe esperar a que suceda el próximo capítulo de esta serie de “FOS” (sic). ¿Será nuevamente por teléfono? ¿Será sobre un tranvía? ¿Arriba de un edificio tibio con calefacción central o en un jet de madera imaginado por Leonardo Da Vinci?

Espero que el redactor del guión tenga un poco de paciencia y genere buenas locaciones. Podría ser en un café como el Havanna de Huérfanos o en alguno de los ligurias o bien en mi “lo” (sic), donde como pavo real podría mostrar mi plumaje lleno de colores y ambigüedades.

Lo que está claro es que Ally valora los gestos. Qué duda cabe si al enviar mensajes de texto revela, ade+, parte de sí. “Si quieres salir de la duda... inténtalo nuevamente”, dijo en formato digital. Pareció una orden de comando informático. Así es Ally. Una mezcla precisión, independencia, mezclada con ese otro yo que desconozco. Y claro, lo intentaré nuevamente.

14 Comments:

At 10:03 p. m., Blogger SERGINHO® said...

Jorge:

la pizarra la obtienes aqui:
www.tag-board.com

ahi te dan el codigo html, la pegas en tu template.. ok? cualquier cosa me envias un email.

atte

 
At 10:35 p. m., Blogger Marcylor said...

Estás pasando por una fase jurídica. Interesante, interesante...señor Molina!!! Habrá que ver que sigue en el desarrollo de la historia. La señorita sentirá entusiasmo de ser musa en un blog? Yo al menos tengo algo de pudor con los inocentes (porque son lectores del blog, la m...)

Bissous!

 
At 10:49 p. m., Anonymous Anónimo said...

A mí me huele que Ally no existe...

 
At 11:20 p. m., Blogger Jorge Molina Sanhueza said...

Señor anónimo, yo creo que se ekivoka... Ally es real...

 
At 11:20 p. m., Blogger Jorge Molina Sanhueza said...

Señor anónimo, yo creo que se ekivoka... Ally es real...

 
At 12:31 a. m., Blogger Marcylor said...

Anonimo puede ser anonima, wachout con los celos viperinos!!!

 
At 12:33 a. m., Blogger John Parada Montero said...

Muy bueno tu blog. Que interesante para mí como abogado resulta saber que cubres el sector tribunales. Cuántas cosas habrás visto allí?. Saludos.

 
At 12:16 p. m., Anonymous Anónimo said...

Señor anónimo: Ally existe! Y es genial. Entiendo que cueste creerlo.

 
At 12:20 p. m., Blogger Nadiezhda said...

Hola Jorge, tampoco pensé encontrarte en la blogosfera.
Saludos.
Avanzaa con cuidado los abogados son una raza muy particular...jejeje

 
At 12:20 p. m., Anonymous Anónimo said...

Me parece increíble la paciencia o la ociosidad que tienen algunos para desarrollar hipótesis acerca de un simple abrigo rosado. Personalmente creo que “ella”, si logró captar la atención y sorprender a este asertivo periodista al extremo de escribir una nota, a lo menos del montón como muchas no es.

Si tiene una risa desbordante, debe ser una mujer optimista, alegre y con ganas de vivir.

Si es abogada y además irónica, debe ser hábil, astuta e inteligente.

Y finalmente, si usa un abrigo rosado, y no el clásico negro, gris o café, como la mayoría, debe ser una mujer con personalidad, carácter y decidida, lo que no se puede decir de muchas.

Ah! Y en cuanto a los comentarios en cuestión, tan drásticos, me dan un poco de risa. La verdad, los encuentro un tanto patéticos y carentes de espíritu, pues nadie puede descalificar a otro por el color del abrigo que usa. Abrigo que está a disposición de todas, porque no decirlo. En una de esas, si tienen percha, talento y un poco de suerte, logran que Jorge algún día escriba una nota sobre ustedes.

Saludos, Ally.

“Los grandes siempre seremos el comentario de los más pequeños”.

 
At 6:33 p. m., Blogger Carolina Moro said...

Interesante el traspaso. Del texto a la voz al teléfono al mensaje. De su desparpajo a su quietud. De su desplante a su cuidado.
Quizás era cosa de filtros para el color que usted y los demás veían.

un beso
C. Moro

 
At 7:12 p. m., Blogger Marcylor said...

Que les pasa con los abogados, ah??????

(grrrr)

 
At 11:44 p. m., Anonymous Anónimo said...

Berblandita---


Alguna vez un amigo me dijo: “mírame a los ojos”. La orden fue extraña, no estábamos en medio de una conversación profunda ni algo muy relevante para esa perentoria orden. Mi cara de duda llevó a su respuesta “desconfío de la voz, desconfío de lo material (en referencia al cuerpo), incluso desconfío de las mujeres que fuman mucho”.

Con semejante declaración de principios no me quedó otra que pararme e irme. Podía mirarlo a los ojos, podía hablarle al oído (o gritarle), podría incluso haber permitido que me pellizcara y que se cerciorara de mi materialidad. No dejaría de fumar, fumar mucho.

Ally puede ser eso, una linda voz, una gran materialidad, pero siempre tendrás en tu mente que usó un abrigo rosado… eso no cambiará.

Y como respuesta a los que no entienden cuál es la complejidad de un abrigo rosado (inclusive a tu siquiatra), puedo decir que no son celos, no es que no se tenga la percha para usarlo, ni tampoco es ociosidad… es simplemente el color: rosado.

Y ya que estamos lateando puedo comentarles que el problema del rosado está en su connotación: es sueño, es fantasía, es infancia, es irreal.

 
At 10:04 p. m., Anonymous Anónimo said...

Ally es real, no es un sueño...
No, me equivoco, sí es un sueño, uno de esos en que estás feliz y no quieres despertar...

Cage.

 

Publicar un comentario

<< Home