JORGE MOLINA SANHUEZA

"Cuando la prensa es libre, ello puede ser bueno o malo; pero, evidentemente, sin libertad, la prensa sólo puede ser mala". Albert Camus.

jueves, julio 21, 2005

La circunvalación de la despedida


Mi última acompañante de cama escapó por el ojo de la cerradura en su avión de ruedas, mientras mi presencia le recordaba un viejo código de la ornitosociología.

Magullé su chasis, me quemé en su hoguera de mujer premadura y postadolescente; bebió mis imágenes y acepté su reto de antaño y mi frescura de añil; bebí de su copa de madre y de sus hojas transmigratorias y mientras me percataba de aquello el viento se llevó mi ser más allá de la cordillera.

Volví en mí para retomar la realidad y admitir que nuestros sueños fueron los maceteros de la transición, el eco del boinazo y la mácula de la detención de Pinochet en Londres y la fuga de la Cárcel de Alta Seguridad, protagonizada por el FPMR, como si se tratara de un neblí preposmoderno.

Por eso estas palabras tienen un dejo pena, como una guedeja llena de memoria y nostalgia ya asumida por el paso del tiempo y la historia política.

El reflejo del sol me golpeó el rostro cuando desperté en la circunvalación de la despedida, Santiago Bueras con Inés de Suárez, clínica histórica para un hecho simbólico: el beso.

Se fue buscando sus pasos de tres dedos y una tobillera de 35 milímetros de ansiedad, apresurada por el atraso de sus tiernas plumas, su abrigo invernal, sus guantes de polar y una sonrisa que olía a trabajo.

Hacia el oriente, en cambio, iban mis destinos de caballos de letras y vínculos desesperados por la verdad y el aplomo de la prensa. Un libro a medio terminar, un taxi que no avanzaba y la sensación de que ese toma y daca bacteriano llamado ósculo, se había convertido una vez más en el tan conocido tráfico de almas[1].

[1] Esta última expresión se la copié al columnista de La Nación, Marcelo Maturana, de uno de sus escritos: “La Lengua del Alma”.

5 Comments:

At 8:39 p. m., Blogger Carolina Moro said...

Tristeza, recaída, recuerdos, ganas de algo, buscas, plumas??

Gracias por tu aporte, te hice caso y lo cambié. Como te dije, me encantan las críticas constructivas.

besos
C. Moro

 
At 3:55 p. m., Anonymous Anónimo said...

Sabes? Lo mejor de lo que escribiste es lo que no dices, pero que está presente como mudo telón de fondo. Uno se imagina cosas. Y no es que esté a medias...porque igual la situación es a medias...
Qué pena que los momentos melancólicos produzcan tan buenas cosas.

 
At 6:23 p. m., Blogger Carolina Moro said...

Usted entonces no vio las películas.

saludos

 
At 10:37 a. m., Blogger Marcylor said...

Una cosa son las películas!
Otra lo que le pasa al ser humano (persona, que le dicen) que escribe esas cosas.
Yo lo dije por lo segundo. Qué pena que tenga melancolía, sobre todo dp del post anterior y ya. Qué suerte que se convierta en lo que escribió. Pero pena igual.
Hay obras de arte que cuestan muertes y locura. Lo sabías?

 
At 7:34 p. m., Anonymous Anónimo said...

Beatrix Quido

La circunvalación de la despedida... Esto me huele a pena masticada caminando solo y tratando de agarrarte de algún recuerdo de ti sin ella y feliz.... Para rearmarte la vida, digo...
Cuando dices “acompañante de cama”, entiendo lo mucho que la querías (ieres, errás), hablas de ella como alguien muy íntimo, en vez de compañera -brazo y pierna izquierda- usaste acompañante, que mezcla la compañía con una voz que suena como amante, de cama, de sueños, de pasiones...
Dices que escapó, para decir que “se fue” cuando no podías hacer nada y además lo hizo por el “ojo de la cerradura”, tu la espiaste mientras lo hacía... Pero me pregunto desde donde la espiaste, y se cierra el círculo, no pudiste evitarlo porque estabas encerrado en el ropero viejo de tus dolores.
Luego evidencias tus desgarradoras ganas de que ella te extrañe o te piense al menos, aunque sea como un recuerdo añejo... es un poco masoquista esta parte....aunque no sé lo que significa para ti la “ornitosociología”.
Luego te arrancas con una frase exquisita “mujer premadura y postadolescente”, la defines aún desde un lugar muy amoroso...y además al decir “su reto de antaño”, dices que mucho de lo que los separó, ya lo sabías de antemano e incluso lo admirabas.
Enseguida cortas una frase e intentas confundir al lector, “el viento se llevó mi ser más allá de la cordillera / Volví en mí para retomar la realidad”.... Cabrón!!!, entregas las ideas separadas por puntos apartes y enmarcadas en otras ideas, no te ocultes a estas alturas ya estás descubierto y en pelotas en la red...
Después con eso de “nuestros sueños / fueron”, evidencias que sigues sintiendo tuyos algo que sabes se marchó con ella.... te debe doler mucho esa wea... “memoria y nostalgia ya asumida por el paso del tiempo”... ya para!!! Te vas a cortar en pedacitos....
Y finalmente, llego a sentir un poco de envidia, talvez sea por mi inexperta vida, pero eso de “se fue buscando sus pasos de tres dedos”, me hace sentir que la amaste toda, con sus imperfecciones, incluso eso la hacía distinta y te conquistaba, hasta que “eso” te comenzó a arañar el alma, pero no importa porque la amaste igual, con todas tus fuerzas, no te quedaste en detalles, sin peros, sin camisas de fuerza, y el taxi que no avanza es ese “puto algo” que aún no te deja olvidar.
(La foto es cuento aparte... así me siento muchas veces)

 

Publicar un comentario

<< Home