JORGE MOLINA SANHUEZA

"Cuando la prensa es libre, ello puede ser bueno o malo; pero, evidentemente, sin libertad, la prensa sólo puede ser mala". Albert Camus.

lunes, julio 11, 2005

VA AL PARAISO...



Fuera de Santiago el ritmo de mi sinapsis cambia.
Busca conexiones a formatos de espacios desconocidos.
Informa cada vez que el paisaje deja de parecer ansioso en sus formas.
El dinero pierde su valor y exceso.
El sexo adopta una forma menos voraz.
La masturbación es un accesorio perenne.
Los dolores se inflan y revientan como un globo infantil, y desaparecen.
Así es Va al Paraíso.
Aquel lugar cuyas escaleras se destiñen con la lluvia y sus recovecos arquitectónicos soprenden a esos turistas de zapatos de excursión.
El mar se presenta como lo describía Machado en una roca de Tierra del Fuego.
“El mar apetecido, el mar, el mar, y no pensar en nada”, escribió.
Por eso, y a pesar de las penas que provocan sus ordenados adoquines, vuelvo a esa tierra inhóspita de sensaciones predictivas.
Aquí, el tiempo deviene como en tramas, en algoritmos indefendibles por la propia matemática que los genera y ejecuta.
Bajo por los peldaños de su anorexia epocal y económica y comprendo cuán innecesario es el lujo, el DVD, y la television y cuán importante es la inteligencia, la sensibilidad que ayuda a describir esos fenómenos. Heidegger me golpea la puerta. Hijo de puta él.
Por eso te escucho en el inconsciente; como si hablaras a mi lado, al lado de este Chardonnay que acompaña una entrada de pulpo que prepara el restaurant de mi amiga socióloga que gusta vivir y busca vivir en un registro envidiablemente más humano y mira al perro de su vecino como si en realidad pudiera escucharla.
Va al Paraíso. Va al puerto. Valpuerto. Valmar. Valcielo. Valvinomarisco. Valarquitectura. Valmalditasea que vivo en una ciudad donde estos aspectos ya se perdieron. Soy posmoderno, digital, periodista, ansioso, ravotrílico, bipolar.
Ya estoy de vuelta. Soy nuevamente lo que me mueve: un santiaguino.
Y no con menos razón se burlan de mi los vecinos de los 118 kilóemtros de distancia.
Joder. Volví a la nueva extramadura.

1 Comments:

At 6:04 a. m., Blogger indianguman said...

tu manera de escribir me golpea como algo que pudiera escribir yo misma. Creo que el flujo de tu escritura es muy fluido, agudo y poético a la vez, en forma y contenido.

falicitaciones

 

Publicar un comentario

<< Home