JORGE MOLINA SANHUEZA

"Cuando la prensa es libre, ello puede ser bueno o malo; pero, evidentemente, sin libertad, la prensa sólo puede ser mala". Albert Camus.

jueves, septiembre 29, 2005

Un año más...


Hoy, hace 35 años, una madrugada de 1970, la unión gamética de Dorka Sanhueza y Armando Molina, dieron como resultado que naciera yo. Extraño suceso, en medio de la inestabilidad política que comenzaba a vivir el país, con el recién asumido Salvador Allende.

De aquel día, el recuerdo sólo lo guarda mi madre, quien entró sola al parto asistida por un doctor cuyo nombre olvidé entre tanto dato que tengo acumulado en mi disco duro cerebral.

Poco que decir. Sólo que hoy estoy de cumpleaños y pretendo pasarlo bien y regalonearme un poco para comenzar desde el 30 a prepararme para vivir otro más y pensar desde ya que en el 2006, la fecha me favorece ya que caerá en sábado.

Y para los datos freak, el hijo de mi peluquera también nació un 29 de septiembre, como también Michelle Bachelet, Snoopy y Woodstock, su inseperable amigo emplumado. Felicidades para ellos también.

lunes, septiembre 26, 2005

El coronel que le pena al ejército


El homicidio del coronel Gerardo Huber, perpetrado en febrero de 1992, forma parte de una compleja trama que incluye otros casos judiciales, como la muerte del ex químico de la DINA Eugenio Berríos y la venta ilegal de armas a Croacia. El magistrado arremeterá esta semana con nuevos interrogatorios a ex agentes de inteligencia militar. ¿Se aproxima el final de la madeja?


La Nación
Jorge Molina Sanhueza


Cuando este viernes 23 el ministro en visita Claudio Pavez, que tramita el proceso por la muerte del coronel Gerardo Huber Olivares, llegó hasta el hotel militar de Providencia, sabía que se encontraría con un duro entre los duros. Y así fue. Tuvo cara a cara, por primera vez desde que Huber fue encontrado muerto en febrero de 1992 en el lecho del río Maipo, al segundo hombre de la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE) de la época, el general (R) Víctor Lizárraga.

La estrategia del magistrado era contrastar la versión entregada el martes 20 por su subordinado, el entonces jefe del Batallón de Inteligencia del Ejército (BIE), brigadier (R) Manuel Provis Carrasco, sobre varios aspectos. El primero era saber cómo se dirigió el operativo de búsqueda de Huber en el Cajón del Maipo cuando desapareció en enero de 1992, en momentos en que arreciaba la investigación del entonces ministro Hernán Correa de la Cerda sobre la venta ilegal de armas a Croacia.

No era para menos, porque apenas Huber se extravió, el BIE silenció a todos sus familiares para que no hablaran con Investigaciones ni menos mencionaran el nombre de Augusto Pinochet, quien estaba en esos días en su parcela de El Melocotón. Esta prohibición corrió también para los parientes de Pinochet.

Pero Provis cometió un error estratégico en su testimonio ante Pavez respecto de otro episodio, relacionado con un viaje que hizo junto a Lizárraga a Linares, donde en marzo de 1992 estaba escondida Clina Polloni, la cuñada de Huber, junto al hijo de éste.

UN ERROR DETERMINANTE

Polloni declaró en el proceso que Provis amenazó al hijo de Huber, quien habría visto cómo su padre quemaba papeles relacionados con el tráfico de armas a Croacia. La mujer no tomó en cuenta a Provis, pero Lizárraga le ofreció ayuda sicológica para el menor, a través de un hermano suyo de profesión sicólogo, también ligado al Ejército.

El error de Provis fue decir que llegó hasta Linares porque en esa ciudad había una médium que tenía información sobre el paradero de Huber, según confidenció una fuente del Consejo de Defensa del Estado (CDE). Si de lógica judicial se trata, es altamente probable que el ministro Pavez no haya creído ni un centímetro la versión de Provis. Tampoco la de Lizárraga, si es que éste confirmó esos dichos; así se configuraría un acuerdo tácito para entregar información al juez.

Según los antecedentes obtenidos por La Nación, Lizárraga mantuvo las declaraciones que había entregado en ocasiones anteriores por oficio y desconoció cualquier vinculación con la muerte de Huber y con el caso Armas.

Lizárraga está también relacionado con el caso de Tejas Verdes, que sustancia el ministro Alejandro Solís. Además, ocupó el cargo de jefe del Comité Asesor que tenía Pinochet, entre 1994 y 1998. Provis, en tanto, estuvo en la DINA y también en el CNI.

Pero Pavez es un viejo sabueso. Desde su cargo de juez del crimen, fue el primero que aplicó una sanción a traficantes de animales a mediados de los ’90. También intervino la población La Legua combatiendo a los narcotraficantes y, desde principios de este año, es el magistrado que, junto a su colega Roberto Contreras, entrega las autorizaciones para que la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI) realice sus labores secretas. No es un aparecido y pretende llegar hasta el final con este caso que ya caratuló como homicidio, luego de interrogar a varios peritos criminalistas que confirmaron esa hipótesis.

EL FRENTE ORIENTAL

Pavez sabe que, para reducir el número de posibilidades tácticas en su investigación, debe abarcar, como si fuera un pulpo, una serie de indagatorias paralelas que se relacionan con la muerte de Huber.

Las pistas se las entregaron dos oficiales de Ejército en retiro. El primero fue el capitán Pedro Araya, condenado a cinco años de prisión en el proceso del caso armas. Araya declaró que, antes de efectuar la operación comercial, hubo una reunión del alto mando del Ejército donde se discutió desde qué unidades militares se sacarían los pertrechos.

En esa operación participaron, según Araya, los entonces generales Richard Quass, director de Operaciones del Ejército; el jefe de Material de Guerra, general Florencio Tejos; el comandante de Institutos Militares, general Jaime Concha; el comandante en jefe de la II División de Ejército, general Guido Riquelme; el director de Famae, general Guillermo Letelier Skinner, y el general Carlos Krumm, director de Logística del Ejército.

Estas declaraciones abrieron una caja de Pandora que el general (R) Carlos Krumm, cuando fue interrogado por Pavez, no pudo eludir: reconoció su participación en la reunión y aseguró que Pinochet fue quien dio la orden para efectuar la venta de armas a Croacia.

Ambos “detalles” abrieron dos nuevos flancos para el ministro. El primero se resolvió pidiendo a la justicia militar las copias del expediente del caso armas tramitado por Sexta Fiscalía Militar de Santiago y que será apelado el próximo 27 de septiembre en la Corte Marcial por el CDE, donde solicitará que se reabra el caso y se designe un ministro en visita civil de este tribunal castrense.

“AYUDA HUMANITARIA”

Este proceso judicial se refiere a la venta ilegal de armas a paramilitares croatas en 1991, en momentos álgidos de la guerra de los Balcanes, cuando había embargo. Todo habría pasado inadvertido si el cargamento bélico, caratulado como “ayuda humanitaria”, no hubiera sido descubierto en Budapest. Era diciembre de 1991.

En enero del 92, Huber, entonces encargado de las compras de armamento en el exterior para el Ejército chileno, fue arraigado por el ministro Hernán Correa de la Cerda y citado a declarar. Huber le dijo al magistrado que nada tenía que ver en los pormenores ilícitos de la venta y que su superior, el general Carlos Krumm, le ordenó traspasar a Famae al sargento (R) Ramón Pérez para que ayudara al capitán Araya en la exportación de los pertrechos militares. A su vez, Araya inquirió detalles a Huber sobre cómo realizar la exportación y sobre qué papeles se necesitaban en aduanas.

Huber aseguró que ninguno de los documentos que se usaron en la operación comercial provino del Departamento de Adquisiciones en el Exterior, que él dirigía. Dijo además que la única persona que podía dar cuenta del origen era el jefe de Material de Guerra, general Florencio Tejos, el mismo que concurrió a la reunión del alto mando para hacer posible la venta ilícita de armamento. “Él puede decir de qué unidad viene ese material”, declaró Huber.

FALTA EL MÓVIL

El ministro Pavez tiene claro que la muerte de Huber está relacionada con este proceso judicial. Sin embargo, debe encontrar el motivo por el cual fue asesinado. Falta el móvil, y es allí donde aparece el segundo acápite que el juez cree haber encontrado para seguir armando la telaraña.

Con esta línea de investigación, Pavez solicitó piezas específicas del expediente por el homicidio del químico de la DINA Eugenio Berríos Sagredo, que tramita el ministro Alejandro Madrid Crohare en la Corte de Apelaciones de Santiago.

Pavez sabe que en este último expediente hay una investigación realizada por el detective de confianza del juez Madrid, Nelson Jofré Cabello, sobre los vínculos comerciales de algunos agentes de la DINE que estuvieron de una u otra manera relacionados con Huber y Berríos.

La indagatoria fue hecha por la Brigada Investigadora de Lavado de Activos de Investigaciones (Brilac) y se realizó para saber si los agentes que sacaron de Chile al químico ex agente de la DINA con destino a Uruguay, donde fue asesinado, pudieron haber recibido premios en dinero por la operación.

En el proceso de Berríos se dan varios elementos similares en tiempo y circunstancia con la muerte de Huber. Fue sacado de Chile por la Unidad Especial de la DINE. Sabía demasiado sobre el caso Letelier, que se tramitaba a principios de los ’90, porque había trabajado fabricando gas sarín junto a Michael Townley en la casa que la DINA tenía en Lo Curro. Berríos, además, estaba vinculado con grupos de narcotraficantes y con agentes de la Drug Enforcement Administration (DEA), la agencia antinarcóticos de Estados Unidos. Era un sujeto peligroso para el Ejército de aquellos años.

NUEVAS COINCIDENCIAS

Berríos, en todo caso, no fue el único agente involucrado en violaciones de los derechos humanos sacado del país en la llamada “Operación Silencio”. Esta maquinaria para obstruir la justicia había comenzado en abril de 1991 con la salida del entonces capitán Luis Arturo Sanhueza Ross (Ramiro Droguett o “El Güiro”), vinculado a la muerte del dirigente del MIR Jécar Neghme, entre otros casos. Le siguió Carlos Herrera Jiménez, el autor material de la muerte de Tucapel Jiménez en septiembre del mismo año. Y en octubre, Berríos.

La lógica que sigue el ministro Pavez es que Huber, al conocer mayores detalles -por ahora desconocidos- de la operación de armas a Croacia, pudo haber temido por su vida y querido salir del país, o bien la DINE planificó sacarlo, como en los casos anteriores.

Aquí surgen nuevas coincidencias. Por ejemplo, la empresa de aduanas que operó con Famae para trasladar las armas fuera de Chile fue Main Cargo. Aparentemente, desde que estalló este caso a principios de los ’90, se pensaba que su dueño era Sergio Pollmann Muller, quien fue recientemente absuelto por la justicia militar.

Sin embargo, en los registros de Dicom aparece su esposa, Marianne Cheyre Stevenson. La mujer es, a su vez, hermana de Juan Carlos Cheyre, dueño del restaurant Les Assassins, donde se reunía Eugenio Berríos a principios de los ’90 con prestamistas, narcotraficantes y ex agentes de la DINA. Los hermanos tienen una relación de parentesco lejana con el actual comandante en jefe del Ejército, Juan Emilio Cheyre.

LOS ÚLTIMOS DÍAS

Otra de las aristas que maneja el magistrado también se relaciona con los últimos días de Huber antes de morir. El asesinado coronel debía realizar un viaje a Israel para acreditar la compra del sistema de lanzacohetes múltiple LAR, desarrollado por ese país. Y debía hacerlo junto a otro militar que también trabajó cerca de Pinochet a principios de los ’70 y que ya ha declarado en algunos casos de derechos humanos, según dijo una fuente judicial.

Este diario conoce su identidad y su grado militar mucho antes de que Pavez asumiera este caso, pero se la reserva mientras continúen las diligencias judiciales que debe realizar el juez. En todo caso, su declaración ya consta en el proceso, dijeron fuentes del CDE. Este último oficial en retiro se relaciona, a la vez, con Lizárraga, ya que éste estaba en Israel al momento de la desaparición de Huber y viajó de inmediato a Chile, según consta en la hoja de Policía Internacional donde se detallan sus entradas y salidas del país, de acuerdo a una fuente consultada en Interpol. De allí que se vincule con otro testimonio, esta vez del compañero de labores de Huber cuando éste era jefe del Complejo Químico del Ejército en Talagante: el coronel (R) Francisco Schafausser.

Schafausser entregó en 2003 una teoría sobre el caso en el proceso: que los asesinos de Huber podrían ser agentes secretos chilenos “residentes” en el exterior. Sin embargo, el magistrado, la última vez que lo interrogó, tuvo la impresión de que venía al proceso a buscar información más que a entregarla. En otras palabras, no se sabe para quién trabaja.

A esa percepción se unió la presentación que hizo el CDE de San Miguel solicitando protección policial para la abogada María Inés Horvitz y para Eugenio Palacios Labbé. La razón de la petición se funda en que la noche del lunes 12 de septiembre, mientras Palacios Labbé veía en su hogar el programa “Enigma”, de TVN, sobre el caso Huber, Schafausser le llamó por teléfono diciendo: “Desde ahora ni usted ni yo podremos dormir tranquilos”.

Esto fue interpretado como una amenaza velada, lo que derivó en que el Departamento de Inteligencia Electrónica de Investigaciones debió realizar un “barrido” a los celulares de la familia de Huber, como también a la casa de su viuda, Adriana Polloni.

Esta semana el ministro Pavez, siguiendo la lógica jerárquica en el caso armas, a su vez relacionado con la muerte de Huber, debiera interrogar al general (R) Guillermo Letelier Skinner, quien a principios de los ’90 era el jefe de Famae. Letelier aparece también relacionado con las millonarias cuentas de Augusto Pinochet en el Banco Riggs y otras entidades financieras en Estados Unidos y Europa.

Por esta razón, el pago que se hizo por las armas ilegales a Croacia a principios de los ’90 bien puede tener una comisión escondida, tal como sucedió con los tanques Leopard y la compra de los Mirage para la Fuerza Aérea, entre otros, que terminaron en los bolsillos del ex dictador.

Huber sabía demasiado, pero no vivió para contarlo.

jueves, septiembre 22, 2005

Fiestas Patrias On line... o lo que se puede mostrar...


AMIGOS CONTRAPICADOS
Partiendo el círculo por la izquierda:
Narvi Narvi la comadreja, mi hermano Andrés, Ermy Araya, Carolars, vuestro humilde servidor, Marcylor and George Maulén, el arquinepto.








Ya más entrada la tarde...

LLEGÓ LA PRIMAVERA... ASI QUE HABIA QUE CAMBIAR LOS COLORES





Y para los amantes del japonés, aquí va el símbolo que habla por esencia de la primavera... Yo no les diré nada... Busquen alguien que les sriva de intérprete o bien entren a este sitio...

http://www.japaoonline.com/pt/lista_kanji.htm

También pueden linkear el título...

miércoles, septiembre 21, 2005

La quimera natural: esporulación y otras aficiones verbales


Voy subiendo como un ave rapaz desde el recóndito lugar de mi conciencia hasta el destino de tus bosques frondosos y veo desde la copa de un álamo, los vidrios ásperos de tu recuerdo.

Sigo mi camino hacia el abedul magnánimo de mi angustia, como un golpe de savia ácida que recorre la ponzoña de mi lengua.

Quizás por eso cada vez que jalo una rama, las hojas muertas se pegan como fobias a las yemas de mis dedos y el despunte de las raíces se convierte en comida fresca de mis delirios.

Entonces pienso en la lluvia y en su paso por el filtro de la tierra que llega hasta tu alma. En el barro que puebla tus pies, niña de otro tiempo, árbol de la vida, nariz doblegada, dedos infinitos, orejas como pasteles de algas, esos otros árboles que viven bajo el agua y no logro comprender que estés integrada en mi jardín de plantas carnívoras.

Te despegas del suelo como una espiga de trigo, con ese lento ir y venir del viento sureño, húmeda como Maipú, pertinaz como el río Maipo, manifiesta como el volcán Láscar, inasible como el Tronador y el Descabezado. Eres una geografía chilena de las emociones y palabras de otro tiempo, lánguida como el cansancio, inédita y virgen como la selva, inagotable como la esperanza de los hombres y mujeres que cada mañana hacen gala del latir de sus corazones, cuando ponen sus pies fuera de la cama.

Similar a una bandera, guardas dentro de ti el secreto de las hembras de otros siglos, de otras dimensiones y vas cavando, vas cavando el orificio donde depositarás tu semilla inquieta, prófuga, límpida, insidiosa y vacía del mal ancestral de la perfidia.

Por eso te veo, cada mañana, plantada en mi jardín, donde te defiendes de los insectos y tu pistilo en ristre capta las ondas solares y el polen diminuto de mis encantos.

martes, septiembre 20, 2005

Recuerdos de la UPLA Parte II. El "MAS" (Lean esta historia porque está increíble y linkeen el título para leer otras en un estupendo blog)


Durante mi vida universitaria tuve la suerte de conocer a un movimiento sin parangón que me llenó de felicidad en esos 6 inolvidables años. Era el MAS (Movimiento Hacia el Socialismo). Conformaban un reducido grupo célula de no más de 10 militantes, de ideología trotskista, con vínculos con organizaciones similares de Argentina. Apasionados, idealistas, cabezas de pistola, furibundos y entusiastas. Sin duda eran mi grupo político favorito, no porque estuviese políticamente cercano a ellos ni mucho menos, sino porque eran realmente adorables, un objeto de culto, algo así como los Rene de la Vega de la política.

En aquellos años en que la democracia chilena se reinstalaba, y casi al unísono el desencanto con los partidos se hacía patente, el MAS representaba un anacronismo. Luchaban por la Revolución Trotskista, más aún, creían que la encabezarían. Una unión férrea entre los proletarios del Campo y la Ciudad, más los universitarios, incluidos -más encima- los de la UPLA. Mientras socialistas, PPD y DC, se iban “achanchando” con las ventajas de tener el sartén por el mango, y los comunistas comenzaban su irreversible proceso de decadencia post Muro de Berlín, los MAS funcionaban a pila cargada, pegando carteles con textos larguísimos y escritos a mano en toda la universidad, discurseando en el patio, poniendo pancartas, intentando casi infructuosamente reclutar, siempre en la acción, siempre trabajando.

Nunca me perdía los debates en que participaban, ya sea a nivel de elecciones de Centro de Alumnos de Historia o de Federación de Estudiantes. Mientras las listas de la Concertación y los comunistas prometían para todos fotocopias gratis, millones para crédito fiscal, bibliotecas como la de Alejandría donde jamás faltarían libros para estudiar, cine gratis, carretes espectaculares, más el típico “seamos consecuentes compañeros”, o sea, puras mentiras electoreras, los muchachos del MAS con sus atuendos franciscanos y sus rostros encendidos de cólera anti-sistémica invitaban a sumarse a la causa de transformar el mundo, tomar las armas, internarse en la Sierra, luchar contra el imperialismo.


El día que me hice famoso gracias al MAS

Uno de aquellos años se aproximaba la elección de Federación de Estudiantes. A ella se presentaron tres listas, la Concertación, el PC y el MAS. Dado que era un evento de carácter mayor, la universidad prestaba el Aula Magna. Con mi amigo Marcos -que solía acompañarme en mis aventuras- decidimos acudir temprano para tomar la primera fila y deleitarnos de primera mano con el furioso discurso de los trotskistas. La idea era escucharlos e irnos, para que oír a los demás, qué lata. Pero a nuestro pesar, en el sorteo quedaron últimos.

De esta forma, fuimos condenados a escuchar a las otras listas, en sus promesas pelotudas de siempre, matizadas con las típicas preguntas de palo blanco que a esta altura se me hacen muy graciosas: “Compañero, cómo piensan ustedes inspirados en el espíritu del socialismo mejorar sustancialmente el bienestar de nosotros los estudiantes”, que burdo era.

Pero finalmente llegó el turno del MAS, con el Marcos aprovechando la primera fila, pusimos nuestras piernas cruzadas sobre el escenario, y nos echamos hacia atrás como si el asiento fuera reclinable, nos faltaban solo unos paquetes de cabrita para disfrutar el Show. Uno a uno, los integrantes de la lista salían a ofrecer sus generosas palabras. Entre ellos, una chica colorina, pelo liso pegado a las mejillas, ojos azules, lentes casi poto botella, mas linda que fea, la jefa. Esta al comenzar su alocución se le transformaba la cara, tipo “El Exorcista”, mientras gritaba sus consignas, los ojos se le inyectaban en sangre y salían de sus órbitas, se ponía rojísima, daba la impresión que si en ese minuto tenia una daga nos desollaba a todos ahí mismo. Lo máximo.

“Compañeros, quiero decirles que no podemos ser indiferentes a la explotación capitalista. Debemos destruir ladrillo a ladrillo las murallas de este sistema infame. Ha llegado el momento de armarse, de ser un soldado de la causa, matar o morir por nuestros ideales” Casi me iba de orgasmo.

“Hoy vemos como el imperialismo norteamericano extiende sus tentáculos de hierro sobre el mundo. Hasta cuando vamos a aguantar. Hay que enfrentarlos sin descanso. No podemos permitir que sigan ocupando y matando al valeroso pueblo de Somalia – en aquella época los gringos habían invadido ese país africano- debemos expulsarlos de África, de América del mundo”. Y había más.

“Los estudiantes de la UPLA debemos organizarnos para emprender una lucha conjunta entre estudiantes, obreros y campesinos, que tomemos las riendas del destino de nuestro pueblo. Que aplastemos el liberalismo y convirtamos la propiedad privada en bienes de uso social. Debemos poner fin a las injusticias que hoy se nos antojan como normales. Debemos abolir los actuales programas de estudios que están elaborados en base a la ideología de la burguesía. Debemos convertir esta universidad en la universidad de la revolución y el pueblo”

Luego de aquella, expusieron sus puntos de vista otro par de integrantes de la lista, en la misma sintonía pero con menos méritos oratorios que la símil de Linda Blair. Terminada la exposición se abrió la ronda de preguntas, yo tenía mi manito levantada desde entes, estaba ansioso de dirigirme a mis ídolos. El Marcos me miró y se atacó de la risa, sabía que algo me tramaba, me preguntó que les iba a decir, se lo conté al oído, y más se río. Así, el destino me tocó en esa hora divina, la moderadora me miró a mi primero, y me cedió la palabra.

- “Mi nombre es Johny Shats estudiante de Historia y Geografía. Le quiero preguntar a la lista del MAS. Ustedes han planteado que no es posible que el imperialismo norteamericano se haga presente en Somalia estableciendo su política imperialista”, los pobres muchachos del MAS me miraban con atención y asentían. “Quisiera preguntarles al respecto si tienen ya diseñado los mapas y el plan militar para que puedan liberar ese país africano, y de qué forma los estudiantes de la UPLA que estamos interesados en enrolarnos con ustedes podemos sumarnos a la iniciativa”

El Aula Magna estaba repleta de estudiantes, deben haber sido unas dos mil personas al menos, todos riéndose a carcajadas, mi amigo Marcos se llegó a tirar al suelo. Mi ego subió a su nivel máximo, me sentí un artista.

- “Bien estúpida tu pregunta” respondió un mechón que integraba la lista.

Luego una chica también del MAS que era de un curso más abajo al mío en Historia y que nos caíamos bien explicó que estos temas parecían muy lejanos, pero no debían ser tomados a broma y bajó la tensión de una lista que comenzaba a mostrarme los dientes.

Al terminar el debate, en el patio todos me saludaban y felicitaban, el rumor llegó hasta los profesores que me pidieron hilarantes los detalles de la anécdota. Me creía una estrella.
Otros me advirtieron que tuviera cuidado que los tipos eran peligrosos. Sin embargo confié con certeza en que mi amiga del MAS me salvaría de cualquier propuesta de ajusticiarme, y no tuve mayor problema.


El Náufrago y los Atentados Explosivos en el Baño

El Náufrago era un compañero de carrera que recibía su apodo por ser oriundo de la Isla de Juan Fernández. Muy callado, moreno y menudo, de rendimiento un poco menos que mediocre, su mayor virtud era su origen, era interesante escuchar sus eventuales relatos de las vivencias de la isla o como se las arreglaba para viajar de vuelta durante las vacaciones pidiendo a barcos de la marina que lo lleven, durmiendo en literas de barco de guerra.

Un día cualquiera fue el aniversario del MAS. Por alguna razón inaudita decidieron conmemorarlo haciendo un atentado contra la universidad. Más inaudito aún, decidieron poner una serie de artefactos explosivos de poca potencia, en el baño del tercer piso. Extraña decisión, ya que esos baños eran en sí un verdadero atentado, al menos a la higiene, lejos los más repugnantes y toxico que he visto en mi vida, todo tan podrido que debe haber habido hasta fiebre amarilla y dengue. Nadie tiraba la cadena, los lavamanos orinados, un asco.

Pero en fin, así fue y el MAS puso las bombas allí. Varios alumnos que ingresaron se sorprendieron con esos extraños paquetes y comprendieron rápidamente que había que arrancar. El destino quiso que nuestro personaje El Náufrago tuviese ganas de orinar en ese preciso instante. Sin saber nada de la festividad trotskista, y dado su permanente estado de autismo, entró al baño como si nada. De inmediato vio los artefactos explosivos, se detuvo, evaluó sus opciones y acto seguido comenzó a operar con una lógica reñida con la cultura occidental, tomó uno a uno los explosivos con total tranquilidad, los deposito en el lavamanos, abrió la llave del agua fría y los comenzó a mojar. Quizás en su mentalidad de Langosta y según las usanzas de su isla, todo se podía resolver echándole abundante agua. Pasado un rato y sin tomar en cuenta que su vida corría peligro, el naufrago comprobó que su receta de la Pacha Mama no daba ningún resultado. Sin siquiera considerar la opción terrícola de salir rajado corriendo, pasó al plan B, agarró con delicadeza las bombas y con desprecio las fue tirando al escusado y tiró la cadena. Terminada su tarea, orgulloso –porque luego el mismo lo contó como hazaña, simplemente se marchó.

Se encontró con unos compañeros en el camino y les dijo que tuvieran cuidado que había tenido que tirar unas bombas por el Water. “Este huevón esta loco pensaron”. Pero de pronto un estruendo sacudió la universidad, las clases se paralizaron, y todos salieron a mirar. El baño y las cañerías se habían hecho bolsa, el olor a peste que antes casi sólo se reservaba para los sanitarios ahora se esparcía por todo el edificio.

* Extraído de http://pre-juicios.blogspot.com

martes, septiembre 13, 2005

Narvi Narvi la comadreja y el niño Araña: el origen de las noticias (Capítulo 1)


Narvi Narvi la comadreja se sorprendió ayer con la designación del ministro Sergio Muñoz a la Corte Suprema decidida por el Presidente Lagos. “Esto no es justo”, opinó tristemente el reportero animal. Sabía perfectamente que se trataba de una meganegociación simbólica con la derecha. Esas que no se pueden comprobar salvo por la obviedad misma de los hechos.

El niño araña pensaba lo mismo, pero le vio el lado bueno. Si Muñoz se iba, lo obvio es que llegara otro magistrado y, en una de esas, el proceso se abriera más para publicar posibles golpes noticiosos. “Ná que hacer”, pensó dentro de arácnido cerebro.



Así fue como ambos paladines comenzaron el día. Casi tristes porque lo entretenido del viejo sistema judicial en democracia se iba terminando para dar paso a una reforma procesal penal donde los actuales fiscales son, tal como lo dijo el ministro de la Suprema, José Benquis, “cerebros clonados”, aunque más jóvenes.

Era el mediodía cuando los celulares comenzaron a sonar. La comadreja parecía no creer el número que le aparecía en pantalla. Era una de sus mejores fuentes. El araña, como suele motejarlo Narvi Narvi, quiso saber de inmediato quién provocaba tanto revuelo espiritual en su colega mamífero. Pues bien, era un ministro de la Suprema que le requería con urgencia.

Fue así como se empezó a tejer la maraña noticiosa del día siguiente, mientras El Araña dirigía sus peludas patas hacia San Miguel. Sólo él sabía que, plegado al pantalón de aquel transeúnte, podría llegar en un bus de la locomoción colectiva, a su destino final y conocer las alternativas del caso Huber.

Una vez ambos de vuelta en su pasquín, vomitaron, como sólo ellos saben los que tenían a su editor para el día siguiente. El resto, y otros pormenores, ya es historia vieja.

PRONTO PRONTO... LAS AVENTURAS DE NARVI NARVI LA COMADREJA Y EL NIÑO ARAÑA AND THE AMAZING FRIENDS...

Narvi Narvi la comadreja y el niño araña son los nuevos superhéroes que cada día construyen la historia de Chile con sus aventuras en el palacio de tribunales, como también, aunque en menor medida, en otros sectores de la noticia. Son jóvenes, apuestos y dispuestos a todo con tal de lograr sus objetivos. Una analogía espeluznante a Bob Woodward y Carl Berstein.

domingo, septiembre 11, 2005

Ministro José Benquis: “La Corte Suprema no es creíble"


El segundo hombre del Poder Judicial cumple 75 años y debe retirarse. Antes de irse deja un durísimo testamento político. Dice que su paso por la Suprema le ha significado un retroceso personal y que ese tribunal se ha llenado de “cerebros clonados”. Denuncia la influencia de “personeros religiosos” en los nombramientos, que “siempre son decididos por la minoría del Senado”. O sea, por la derecha. Un misil político.



Nacion Domingo


Jorge Molina y Luis Narvaez

El ministro de la Corte Suprema José Benquis se define como un rebelde. A poco más de un mes de su retiro del Poder Judicial -el 1 de noviembre cumple los 75 años preceptivos para la jubilación- y con un saludable semblante, revisa su carrera y su experiencia en el máximo tribunal. Sus opiniones ratifican las peores percepciones ciudadanas sobre el estado de salud de la Corte Suprema.

Jugando los descuentos de su carrera, recuerda una anécdota de su infancia que retrata perfectamente el talante rebelde y solitario que identifica su carácter. En 1939, cuando las elecciones presidenciales enfrentaban al profesor radical Pedro Aguirre Cerda y al conservador Gustavo Ross en la competencia por el sillón de La Moneda, José Benquis tenía nueve años. Recuerda que le llamó tanto la atención el logotipo con que se usaba la sigla PR que se la grabó con un alfiler en el brazo. Se la tatuó. Su madre le dio un par de palmadas, pero no borró su rebeldía ni independencia moral que lo convertirían en la rara avis del máximo tribunal en tiempos tormentosos en los que el prestigio de la Corte es ampliamente cuestionado por la sociedad.

Entre risas reconoce que nunca tuvo “la más remota idea” de estudiar Derecho, pero tras egresar de la Universidad de Chile tuvo claro que su máxima aspiración era ser juez. En esa etapa adscribió al Grupo Universitario Radical, el espacio político y filosófico que lo identificó a lo largo de su vida. Esta entrevista, concedida en momentos que ocupaba la presidencia subrogante de la Corte Suprema, es un testamento político de su carrera, que cierra su paso por la judicatura con sentencias que cuestionan integralmente la independencia y pluralidad de la Suprema.

Benquis espera tranquilo estos dos meses para dar fin a 46 años de servicio. Confirma que se acogerá a la llamada “ley del caramelo”, que lo beneficiará con más de 120 millones de pesos de indemnización, igual que hizo Hernán Álvarez, quien se retiró en julio. “Es mi desahucio”, argumenta.

-Usted participó en política siendo muy joven. ¿Cómo influyó en su formación haber trabajado en ese Grupo Universitario Radical y su simpatía por las filas radicales en esos años?

-Me influyó en relación a los pensamientos utópicos que llevan estas corrientes de pensamiento, por supuesto. Yo venía de una familia de clase media baja y el Partido Radical (PR) siempre representó a la clase media. Me sentía, en ese tiempo, afín a las utopías de la socialdemocracia, no sólo en los aspectos económicos, sino también en que había que mejorar a las clases sociales más desposeídas.

-En 1997, cuando fue nombrado ministro de la Suprema, aseguró ser muy realista, y confesó que jamás había pensado llegar a ese cargo y que prefería pensar en otras utopías. ¿En cuáles?

-Yo quería ser juez, encontraba que era una manera decente de ganarse la vida. Esa era mi aspiración. Mi gran sorpresa fue cuando aparecí nombrado ministro de Corte de Apelaciones en San Miguel. Ahí pensé que mi carrera estaba colmada. Era lo máximo a lo que podía aspirar. Como dice la Violeta Parra, ser nombrado en la Suprema “fue un regalo de la vida”. En ese momento tenía ganas de concretar cosas. Pero el tiempo me ha ido podando las alas y me doy cuenta de que mi paso por la Suprema ha sido un descenso personal.

-Es un balance muy pesimista. ¿Por qué ha sido un descenso?

-Yo llegué a la Suprema con una aspiración básica. Nos encontrábamos en un momento (1997) en el que el país había recuperado la democracia. Había críticas bastante violentas y acerbas en contra de la Corte Suprema de la época. Yo pensaba que gente nueva, con otros ideales, con otra visión de las cosas, podía lograr remontar el prestigio de esta institución. Recuerdo que un colega me comentó sobre esta aspiración que yo sentía y me dijo: “Estás equivocado, eso es imposible de conseguir”. Le respondí que su punto de vista era pesimista. Y, ahora que juego los descuentos, es un hecho que no se pudo materializar. Es un déficit sicológico importante.

-¿De qué se siente frustrado?

-Ustedes lo ven a diario. La opinión pública no tiene una visión favorable o una visión de normalidad. Todo lo que se hace se tacha de sospechoso. Eso es frustrante. Sobre todo cuando uno se empeña en forma preocupada de que las cosas no sean así.

-¿A qué atribuye esta percepción negativa? ¿Al secretismo judicial?

-Ese tipo de cosas ha ocasionado muchos sinsabores en la Corte, porque hay algunos miembros del tribunal que siguen pensando que hay que mantener todo bajo una órbita de misterio, secreto. Pasan situaciones absolutamente desagradables que no tienen ninguna razón de ser en este siglo XXI. Estamos en un proceso penal distinto, en que lo fundamental es la transparencia. Pero como contrapartida nos encontramos entonces con una Corte Suprema en que todo es un misterio, donde hay un ánimo preconcebido entre los ministros de que la prensa quiere perjudicarlos, cuando podrían ser noticias favorables que conviene que la opinión pública se entere. Eso sucede porque vivimos encerrados en una cápsula espacial a la que no puede llegar nadie, sólo nosotros.

-Pero usted se ha distinguido por no representar ese secretismo.

-Es que ese secretismo favorece una postura determinada. Por ejemplo, poder tener dobles discursos. Un discurso para dentro del Pleno y otro hacia fuera. Siempre he dicho, cuando intervengo en el Pleno, que no tengo ningún inconveniente en que lo conozcan. No me molestaría que hubiera periodistas en las sesiones del Pleno, para que vieran cómo se resuelven las cosas.

-Usted, en la Suprema, es como Don Quijote en su pelea con los molinos. El último liberal.

-Ustedes nos han motejado de conservadores y liberales. Cuando se habla de conservador, yo no soy conservador. Pero este término tenemos que asociarlo al ámbito de nuestra actividad. El derecho en sí es conservador. Cuando ustedes nos definen de conservadores y progresistas y a mí me asignan en el bando progresista, yo estoy absolutamente de acuerdo con esa definición.

LA ÉTICA Y LOS VALORES

-¿Cree en Dios? ¿Cuál es su cosmovisión?

-No. Soy ateo por la gracia de Dios (risas). Hay fenómenos naturales que son difíciles de explicar, pero creo que resulta muy cómodo atribuir todo esto a un ente divino. Soy bastante apegado a lo material. Persisto a través de mis hijos, no a través de una hipotética vida etérea y celestial.

-¿Cómo se concilian las creencias personales dentro de un cuerpo colegiado como la Corte Suprema?

-No necesariamente salen a la luz pública. No se reflejan directamente en las decisiones, salvo que se trate de asuntos donde se resuelven temas valóricos. Lo vimos en la censura de la película “La última tentación de Cristo” o con el caso de la píldora del día después, donde se advierte que las decisiones están netamente influidas por aspectos más que religiosos, por las influencias de personeros religiosos.

-¿Usted vivió esas presiones? ¿Puede dar ejemplos concretos?

-Lo vi en mi tribunal, la Cuarta Sala, sobre el caso de la jueza Karen Atala (la jueza que perdió la tuición de sus hijas por su condición sexual). Allí primaron criterios ajenos a los problemas que se estaban discutiendo. El tema era una queja disciplinaria contra una Corte de Apelaciones que había dictado una resolución ¡absolutamente apegada a la ley! Y por haber cumplido esa disposición legal, esos jueces fueron sancionados. ¡Me parece absolutamente inconcebible! Y hubo manifiestamente influencias de tipo religioso.

-¿Cuáles fueron esas influencias manifiestas?

-Tenemos ministros que son receptivos a esas influencias eclesiásticas. Pienso que al asumir esa concepción de la vida, de la religiosidad, están siendo influidos por la voz del vicario de Dios en la Tierra. Yo me desmarco porque como soy un lobo estepario no tengo que obedecer ideas ni principios ni recomendaciones de nadie. Por eso quiero reiterar que mi postura es que tengo un domicilio en Santiago de Chile: vivo en Independencia esquina de Libertad.

-La Corte Suprema se ha renovado casi completamente desde la llegada de la democracia. ¿Su composición actual expresa los cambios de la sociedad?

-Con la incorporación de gente nueva pensé que se iba a terminar el conservadurismo absoluto que se heredó de la dictadura de Pinochet y que se estaba transformando esta Corte, poco a poco, en un ente pluralista.

Pero creo que se ha sufrido un retroceso importante. No vislumbro que exista alguna posibilidad de que se trate de un tribunal pluralista, donde estén representadas las corrientes que militan en la sociedad. Me cuesta hacerme la idea de que la actual Corte sea pluralista. Excepcionalmente aparecen algunas disidencias que demuestran que hay personas que no tienen cerebros clonados.

-La quina de aspirantes a la Corte es propuesta por ustedes al Presidente y hay una tendencia a los nombramientos de católicos tradicionales. Cuando se confeccionan las quinas, ¿existe una especie de guerra religiosa?

-La votación es secreta. Tampoco sé cómo se instalan esas mayorías. Podríamos pensar que están en juego diversas facciones católicas tratando de hacer primar afectos o relaciones personales, pero yo no entro en ese juego.

-La tendencia conservadora claramente se ha impuesto por mayoría.

-Lo que pasa es que como se efectúan los nombramientos de los ministros de la Suprema, estamos logrando obtener una clonación de cerebros en esta Corte. La modificación constitucional de 1997 señalaba que el Presidente elegía y el Senado confirmaba o rechazaba dependiendo si los antecedentes eran o no recomendables. Pero, desgraciadamente, la realidad demostró que no era así. Es la minoría del Senado, por el binominalismo que impera, quien decide todos los nombramientos. No tengo que decir quiénes son la minoría. Y el Presidente se siente con una carga extra porque si el Senado la rechaza, están poniendo en tela de juicio sus decisiones.

-¿Está diciendo que el Presidente tiene poco de donde elegir o no tiene margen de elección?

-El Presidente no ha tenido la libertad de hacer una propuesta y debe limitarse a una nómina elaborada por un ente que está influido por determinadas concepciones conservadoras. El Presidente se siente entonces en un zapato chino, proponiendo a una persona que de antemano se sabe que será aceptada por el Senado. Por eso, mis expectativas de que íbamos a tener una Suprema pluralista no se han podido lograr.

-¿Entonces, sus colegas eligen a los candidatos más conservadores para que sean aprobados por la minoría de la derecha?

-Lo que más me extraña es que en algunas quinas vayan sólo personas que tienen ciertas afinidades. Y que se diga que somos independientes. No se puede pensar siquiera que los jueces son asépticos políticamente. Eso es una fantasía. Eso no opera en la realidad. Sobre todo en las personas cultas, todos tienen cercanía o afinidad por algún esquema determinado que lo enmarca dentro de programas de tipo político. Que los ministros o los jueces sean asépticos políticamente sólo cabe en el terreno de las fantasías de Bilz y Pap. Todo esto en circunstancias de que hay elementos de la misma categoría o muy superiores en su desempeño que los omiten porque no son afines a esas ideas que imperan.

-¿Cómo el caso del ministro Carlos Cerda?

-No voy a dar nombres. Sólo menciono que hay personas que, a mi juicio, como también se ve reflejado en las calificaciones, no son consideradas cuando llega el momento de hacer una quina.

-¿Las quinas han estado siempre inclinadas a la derecha?

-Digamos, al ámbito conservador. Pero además hay un hándicap que juega en contra, porque no soy partidario de mantener este sistema de nombramientos. Se necesita un cambio violento, importante.

-¿Cuál es su propuesta?

-Esta Corte necesita la intromisión de savia nueva; que tenga visión de lo que sucede en la sociedad; que no pelee con la prensa ni le eche la culpa de los desatinos que cometen los jueces. Hay que hacer algo, porque el sistema de nominaciones es el causante del alejamiento y falta de reconocimiento de la labor de este tribunal.

-¿Cuántas bancadas hay en la Corte Suprema?

-No hay bancadas, porque no las necesita.

DERECHOS HUMANOS

-Pero si fuera tan conservadora y derechista, ¿no hubiera sido distinta la actitud de la Suprema en los casos de violaciones a los derechos humanos?

-Es que son cosas distintas. El tema derechos humanos ha sido meridianamente bien tratado por esta Corte. Pienso que este tema de Pinochet y las violaciones de los derechos humanos pasa porque a esta Corte se le hicieron cambios en 1997, para abrir alguna posibilidad de que estos hechos fueran sancionados. Aparecía impresentable que los tribunales no quisieran sancionar nada, porque los gobernantes de esa época se habían otorgado un perdón por las atrocidades que habían cometido. ¡Era im-pre-sen-ta-ble! De hecho, he leído por ahí que es necesario de que estos procesos terminen rápido porque le molestan mucho a los militares.

-¿Se refiere a que ahora quieren ponerle plazo a las causas?

-Pero se levantaron esos plazos. Esa fue la pelea que yo di junto al ministro José Luis Pérez. Pero también es cierto que se han nombrado ministros especiales, para que no terminen sin que el juez no haya investigado. Estos procesos tienen que terminar cuando terminen. Cuando la investigación se haya agotado. Antes no. Han pasado 15 años y no se agotará hasta que los juicios no terminen con una sentencia que resuelva el tema.

LA CORTE Y LA DICTADURA

-Durante la dictadura, ¿le pidieron que fuera informante de la DINA o la CNI?

-Era absurdo que me lo pidieran a mí. Si mis nombramientos han sido verdaderos partos de los montes. Porque mi manera de ver las cosas choca con esa ideología.

-¿Le tocó ser testigo de infiltraciones en el Poder Judicial, como sucedió en otros ámbitos, como en TVN?

-Algún conocimiento tuve, pero se trata de una persona a la que le tengo estima a su recuerdo y no quiero mancillarlo a través de una observación mía.

-¿Pero se reclutó gente para los servicios secretos de la dictadura?

-Creo que en algún caso se produjo. Había funcionarios judiciales que informaban, lo que dificultó mi nombramiento. Yo recuerdo que para mi nombramiento en la Corte de Apelaciones de San Miguel, motejada como la Corte Roja, incluso hablé con el presidente Israel Bórquez señalándole que retiraba todas mis postulaciones.

-¿Recibió presiones concretas alguna vez?

-Mire, me está sacando recuerdos que tenía bien dormidos, en relación con un proceso. Pero encontraron rechazo mío. No quiero dar nombres. Pero se trataba de un delito grave. Un desfalco de las arcas fiscales a través del cobro ilegal de devoluciones del IVA. Yo reemplazaba a un ministro en visita de la Corte de San Miguel.

-Y el afectado, ¿era un personero judicial, uniformado o abogado?

-Era alguien vinculado al Poder Judicial.

-¿Cree que se están realizado todos los juicios sobre violaciones de los derechos humanos que corresponden?

-Aquí no se ha hecho el juicio que correspondía. Porque la justicia opera con los autores materiales o inductores a hechos. Han quedado sin sanción ni reproche moral abogados, gente distinguida, que pertenecía a grupos sociales y financieros que prestaron apoyo muy decidido a Pinochet, que participaron en la elaboración de disposiciones hechas expresamente para dificultar el trabajo de los tribunales. Como por ejemplo el acta constitucional que prohibió durante el régimen militar que los tribunales conocieran el recurso de amparo.

JUICIO AL PODER SUPREMO

-Ministro, ¿quién manda en la Suprema?

-(Risas) En teoría, el Pleno.

-¿Y en la práctica?

-Ustedes ya han hecho indagaciones y se mencionan algunos nombres. No me hagan decirlos a mí.

-¿Quién será el próximo presidente?

-He hecho absoluta abstracción del tema porque me voy al 1 de noviembre.

-¿Y tiene candidato?

-No tengo nombre, sino perfil del que debiera ser. Como requisito básico, una persona que tuviera o que se empeñara en tener espléndidas relaciones con los medios, que acabe con el secretismo. Y que propugne como modo de comportamiento de este tribunal el abandono del secretismo. Porque lo único que ha acarreado es desprestigio.

-¿Y existe alguien en el Pleno con ese perfil?

-No sé. Puede que exista.

-¿Cómo percibe la evolución de la Corte desde la presidencia de Servando Jordán hasta la actual del ministro Libedinsky?

-Llegué en un período de desprestigio muy grande, donde se hizo la Reforma Procesal Penal a fin de producir un cambio, con personas que hicieran más creíble a la Corte. Ahora me amargo, porque creo que hemos vuelto a la situación anterior. La Corte Suprema no es creíble. Ha retrocedido. Elegimos, por ejemplo, a Roberto Dávila, quien tuvo un desempeño admirable. Y ahí hubo un acercamiento con los medios. Rompió el sistema que había generado Jordán. Después vino Hernán Álvarez. Él recurrió a asesores, colegas de la Corte, y aunque le aprecio como persona, le tengo una crítica: comenzó un período de influencias negativas, las que se acentuaron con Mario Garrido y se han seguido acentuando con el ministro Libedinsky. LND


Benquis propone

El ministro José Benquis es duro a la hora de evaluar a esa Corte Suprema que tan bien conoce por dentro. “Vivimos una crisis que significa que esta institución, tal como está operando, no responde a las necesidades del conjunto de la sociedad”. Comparando las constituciones de otros países, cree que la solución pasa por “traer gente joven, de 45 ó 50 años, a este tribunal, con un plazo de desempeño máximo de ocho años. Eso permitiría renovar los cuadros, cierta apertura y más cercanía con la sociedad, que ahora no existe”.

Dice que la Suprema debe abocarse exclusivamente a la función jurisdiccional y dejar en manos de otras entidades, como un Consejo de la Justicia, los aspectos sobre administración de recursos, calificaciones, nombramientos, etc.

“Esta Corte se encuentra en estado de colapso porque no da abasto para resolver todos los temas”. No concuerda con algunas ideas, como disminuir de 21 a 9 ministros la Corte: “Este es un tribunal pluripersonal, que tiene que tener una cantidad determinada de integrantes. La sociedad o el legislador estima que la mayor cantidad de personas que intervienen en una decisión permiten una mejor lectura”. Asimismo, cuestiona la forma en que la Comisión de Ética analiza los casos: “Hay una situación sombría sobre qué hechos, qué situaciones, qué denuncias son las que se hace cargo la Comisión de Ética, porque nosotros no tenemos noticias de eso. Todo lo que ellos hacen está cubierto por el secretismo máximo”.

viernes, septiembre 09, 2005

EL DECIDIDO ESFUERZO POR EL SECRETO DE LAS NUBES (pero no se olviden, vendo auto y moto y arriendo loft...linkeen el título)




Las mañanas suelen ser momentos donde el agua devuelve esa energía que el cuerpo pierde o recupera durante la noche. Nunca se sabe. Por eso es que amo las llaves. Son como canales de vida, carreteras del alma líquida.

De hecho, cuando se sueña, cada escenario siempre tiene agua, mas no fuego. Una carnicería, quizás, un auto tal vez, y las manos de un látigo canónico que perturba a los miembros del tribunal de Morfeo.

Por esta razón también las direcciones de las calles y las hidráulicas de los autos van de izquierda a derecha, en referencia a ese mismo sueño, a ese mismo látigo, haciendo de tributario del contenido que arrojan las llaves. "Nadie puede bañarse dos veces en las aguas de un mismo río", dijo Tales de Mileto.

Así las cosas prefiero mojar antes de secar, fluir antes que estancar, ahogarme a quemarme -nunca me ha gustado el asado- y el ron con coca cola light a la normal.

Son esos fetiches porosos que no podemos sacarnos de la retina, ni menos evitar los celos de los animales que pululan en el pasado reciente ni las palabras de oradores sin rostro ni la cobardía de un invierno indolente.

Caminar entonces resulta poderoso bajo la lluvia cuando el clima opera en contra de los intereses sarcásticos de la vida y también sobre la conjunción de los planetas, como unos días atrás logró sorprenderme una astrónoma de pocas palabras.

Poco que decir sobre los ojos de Justine. Están allí. Llenos de agua para mantener sus lentes. También está el líquido en la botella que le acompaña a diario, cuyos labios atacan varias veces al día para lubricar y tonificar la musculatura del cuello.

NO quiero dejar pasar a la sociedad de poetas arcanos que me persigue en busca de una respuesta sobre la soledad y el sexo. Les dije la última vez que se remitieran a los libros, pero no me han escuchado, tampoco las cóndores que continúan revolotendo mi casa en busca de carroña. Les dije que estaban equivocadas de lugar, que la persona que buscaban había muerto hace tiempo en otro lugar, en otra dimensión. Mas no me creyeron hasta que, con un rifle debidamente cargado, fui eliminándolas una a una y apreovechando sus plumas para embellecerme.

Son de esos momentos donde el sudor a uno lo recorre, ese gusto insano por la muerte, que regenera la energías de vivir... no importa el costo.

miércoles, septiembre 07, 2005

Tristeza global... (pero no se olviden, vendo auto y moto y arriendo loft...linkeen el título)


Anoche mientras un vodka naranja humedecía el seco gaznate de un reportero judicial y al tiempo que prendía el último cigarrilo antes de partir en busca de un bar, una tecla mal apretada activó una carpeta de música que recientemente había traspasado a CD y me quebró un poco alma porque me acordé de ti.

“Malena canta el tango como ninguna
y en cada verso pone su corazón.
A yuyo del suburbio su voz perfuma,
Malena tiene pena de bandoneón.
Tal vez allá en la infancia su voz de alondra
tomó ese tono oscuro de callejón,
o acaso aquel romance que sólo nombra
cuando se pone triste con el alcohol”, falseaba con una extraña garganta Calamaro.

No quiero verte. No eres sólo una. Ni un solo afecto, ni un solo corazón. Una masa uniforme de cuerpos y abrazos que han quedado en el camino.

“Tu canción
tiene el frío del último encuentro.
Tu canción
se hace amarga en la sal del recuerdo.
Yo no sé
si tu voz es la flor de una pena,
só1o sé que al rumor de tus tangos, Malena,
te siento más buena,
más buena que yo”, seguía el hijo de puta.

Y para rematarme, Calamaro arremete en un notable CD de covers de tangos y cosas raras de Roberto Carlos.

“Tus ojos son oscuros como el olvido,
tus labios apretados como el rencor,
tus manos dos palomas que sienten frío,
tus venas tienen sangre de bandoneón.
Tus tangos son criaturas abandonadas
que cruzan sobre el barro del callejón,
cuando todas las puertas están cerradas
y ladran los fantasmas de la canción.
Malena canta el tango con voz quebrada,
Malena tiene pena de bandoneón”.

Poco tengo que decir, las palabras de este tango lo dicen todo.

martes, septiembre 06, 2005

VENTA URGENTE Y ARRIENDO DE LOFT EN BELLAVISTA




VENDO VOLKSWAGEN GOL 1.6 AÑO 99. 90 MIL KILÓMETROS. PAPELES AL DIA. AZUL. RECIEN AFINADO, PIEZAS ORIGINALES. NEUMATICOS NUEVOS.

VENDO TAMBIEN MOTO HONDA XR-600 ENDURO AÑO 90. IMPECABLE. ESTANQUE ACERBIS DE 25 LITROS. CADENA DID de 120 mil pesos. papeles al dia. NEUMATICOS PIRELLI NUEVOS. INCLUYE CASCO VR-1 DE 90 MIL PESOS.


VENDO EL COMBO.

3.500.000 CONVERSABLE.

ARRIENDO LOFT EN 250 MIL. VISTA SUR. UBICADO EN ERNESTO PINTO LAGARRIGUE 247 DEPTO 512. VISTA INCREIBLE DE SANTIAGO. TERRAZA ESPECTACULAR.

CONTACTO.

JORGE MOLINA 09.5401310

* Traspasen el dato, los no interesados.