JORGE MOLINA SANHUEZA

"Cuando la prensa es libre, ello puede ser bueno o malo; pero, evidentemente, sin libertad, la prensa sólo puede ser mala". Albert Camus.

jueves, noviembre 03, 2005







Reveló al ministro Pavez que frentistas le preguntaban sobre venta de armas a Irán


El interrogatorio del coronel Carreño en el caso que Huber destapó sospechas sobre su secuestro

El coronel (R) Carlos Carreño entregó detalles de la forma en que funcionaba Famae y el Ejército en la venta de armas al extranjero, como también aportó nombres de oficiales y operadores que deberán ser citados por el magistrado.



JORGE MOLINA SANHUEZA

Hace aproximadamente tres semanas, el coronel (R) del Ejército, Carlos Carreño -quien fuera secuestrado en 1987, supuestamente, por el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) y que ocupaba entonces el cargo de gerente general de la Fábrica y Maestranzas del Ejército (Famae)- fue contactado por Investigaciones para que concurriera hasta una oficina de la Corte de Apelaciones de San Miguel.

El ingeniero politécnico debía prestar testimonio ante el ministro en visita Claudio Pavez, que sustancia el proceso por el homicidio del coronel Gerardo Huber Olivares, delito conexo al tráfico de armas a Croacia -ocurrido en diciembre de 1991- donde precisamente están involucrados el Ejército y Famae.

Carreño de seguro estaba sorprendido. Su última declaración judicial la había prestado ante el entonces ministro Sergio Muñoz, en una de las aristas relacionadas con la venta de armas y las coimas pagadas en ese contexto a Augusto Pinochet en el proceso que se sigue por sus millonarias cuentas en el Banco Riggs y otras instituciones financieras de Estados Unidos y Europa.

Carreño unplugged

Después del secuestro, Carlos Carreño fue desconectado de Famae, por lo que en 1991 no participó en la operación de venta de armas del Ejército a través de Famae a traficantes extranjeros. Los pertrechos fueron descubiertos en Budapest, Hungría, con el rótulo de ayuda humanitaria, pero iban con destino a Croacia que se encontraba bajo embargo de la ONU debido a la guerra de los Balcanes.

El ministro Pavez quería consultarle a Carreño acerca de las estrategias usadas por el Ejército y Famae para vender armas al extranjero: los embarques, las empresas, las personas, las fórmulas ocultas, los documentos. Y luego buscar la relación con la intrincada muerte de Huber, cuyo cuerpo fue encontrado en el lecho del río Maipo en febrero de 1992 tras estar tres semanas desaparecido.

Y pese a que Pavez obtuvo buena parte de la información que buscaba -y que este diario se reserva por ahora-, también se encontró con antecedentes que hace varios años corren como una especie de rumor bien fundado: el secuestro de Carreño tuvo características extrañas que sustentan la tesis de que pudo haber sido digitado por los servicios de inteligencia de la dictadura militar.

Parte de esa sospecha está contenida en un proceso sustanciado por el ministro Hugo Dolmestch -y fue relatada por varios ex agentes de la CNI- por la desaparición en 1987 de cinco frentistas -Gonzalo Fuenzalida, Julio Muñoz, José Peña, Alejandro Pinochet y Manuel Sepúlveda Sánchez- que supuestamente iban a ser canjeados por el secuestrado coronel.

Pero la confirmación de esos datos por parte de Carreño jamás había quedado escrita en un expediente judicial.

La versión

De acuerdo con los antecedentes obtenidos por La Nación en fuentes ligadas al proceso, Carreño declaró que siempre le llamó la atención que sus secuestradores le preguntaran por la venta de las bombas “avispa” a Irán que realizó la empresa Ferrimar, una firma ligada a Famae en 1987.

Las “avispa” eran una copia de las bombas de racimo fabricadas por el empresario Carlos Cardoen, situación que derivó en un proceso judicial por robo de propiedad intelectual que, ese mismo año, ganó Ferrimar en la Corte Suprema.

El coronel (R) le aseguró al ministro Pavez que nunca conversó de política con los supuestos frentistas, si no que sobre las acciones comerciales de Famae con el país islámico y del intento de venta de aviones F-5 de la Fuerza Aérea de Chile (FACH), conocida como “Operación Foxtrot”, que nunca se concretó.

Otra de las preguntas que, asegura Carreño, le formulaban sus captores es por qué fallaron las bombas “avispa”, tras lo cual les respondió que se debía a un problema con el tamaño del percutor. También querían saber el nombre, fecha y lugar de la persona que vino a negociar a Chile la venta de las armas y los F-5.

Si bien estos hechos, aparentemente, no están relacionados con la muerte de Huber, el ministro Pavez los analiza como parte de la conspiración que pudo haber existido para querer sacarlo del país en 1992. Para ello considera que, al igual que Carreño, Huber participaba de una operación internacional de venta de armas a países en conflicto. En el caso de Carreño era Irán contra Irak y Huber, Crocia contra los serbios, en la ex Yugoslavia.

En el aire queda una gran pregunta: ¿Para qué el FPMR quería enterarse de los detalles de la venta de armas a Irán?

Las diligencias de Solís

En otro contexto, pero también ligado a la muerte de Huber, el ministro Alejandro Solís, investido por la Corte Marcial para investigar el tráfico de armas a Croacia, ya decretó las primeras diligencias.

En poco más de trece numerales, el magistrado decretó al menos 20 pesquisas, destinadas a obtener documentación que le permita pasar a la etapa de interrogatorios en el proceso.

Solís pidió a la Contraloría los informes sobre la venta de armas, también al Servicio Nacional de Aduanas sobre embarques anteriores y posteriores a lo investigado; el sumario hecho por el Ejército, como también las actas de Famae donde se habría autorizado la venta al empresario francés Ives Marziale.

Esta última solicitud es importante debido a que en el proceso tramitado por la Justicia Militar las declaraciones de los miembros del directorio de Famae revelan una reunión posterior a la venta, tras lo cual quedaron estampadas las decisiones que adoptó la instancia. Sin embargo, como por arte de magia, también hay un acta anterior a noviembre de 1991. Al respecto, el magistrado sospecha que pudo haberse falsificado dicho documento. LN

* Tomado del diario La Nación del miércoles 2 de noviembre de 2005.

7 Comments:

At 10:35 a. m., Blogger Marcylor said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

 
At 3:50 p. m., Blogger Austral said...

Hola, Jorge. Siempre con tus cosas raras. Quiero contarte que mi blog no es tan interesante como el tuyo, pero algo hace.
Saludos.

 
At 5:11 p. m., Anonymous Arnaldo Pérez said...

Bastante sui generis la "versión" que da a entender que el secuestro del coronel Carreño habría estado digitado por agentes CNI. Ya apareció algo antes en el Siete + Siete antes que desapareciera. Creo que debieras investigar un poco más y conversar con quienes secuestraron a Carreño. La mayoría está con vida y en Chile. Un compañero murió en Brasil. Te podrías llevar una agradable y surrealista sorpresa.

 
At 4:16 p. m., Anonymous Arnaldo Pérez Guerra said...

Según su artículo: "El coronel (R) del Ejército, Carlos Carreño -fue secuestrado en 1987, supuestamente, por el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR)". Consta en el proceso que el FPMR secuestró a Carreño y varios de sus militantes fueron encarcelados y condenados por este hecho. Además el propio FPMR en un comunicado ha señalado: "Los primeros pasos del FPMR, en su calidad de organización independiente fueron difíciles y complejos. La formación política de sus cuadros y la rígida compartimentación del trabajo clandestino, obstaculizaban el desarrollo de las nuevas tareas políticas que debía realizar, para cumplir la responsabilidad asumida por sus principales cuadros, de darle continuidad a la política de Sublevación Nacional que para nosotros estaba más vigente que nunca. A partir de una conducción operativa, intentamos entrar a la lucha política, no sin antes validar al FPMR. como ente independiente. En este contexto, se inscribió la "Operación Príncipe", secuestro del coronel Carlos Carreño, subdirector de FAMAE, desde su casa en la comuna de la Reina, llevada a cabo el 1 de septiembre del '87, y liberado 92 días después en Brasil, a la vez que se distribuían alimentos, ropa y juguetes en poblaciones de Santiago como aporte de las condiciones del rescate ,lo que contribuyó a elevar la moral combativa y nuestro prestigio ante distintos sectores de la opinión pública nacional e internacional, y también tuvo como efecto el debate o toma de posiciones políticas dentro de la izquierda chilena en el marco de la transición conducida por la dictadura. Simultáneamente se llevaba a cabo una reestructuración orgánica interna, incorporando nuevas direcciones de trabajo. Se trataba de que el contenido y forma del trabajo de la Dirección Nacional permitieran ejercer una conducción política integral, con miras a transformar al FPMR de aparato en organización político-militar, concibiendo ahora a la Sublevación Nacional como estrategia de Poder, proyectándola más allá de la dictadura. De ahí surge el cambio en nuestra concepción hacia las FF.AA.., pues ya no se "desmoronarán política y moralmente", sino que hay que "derrotarlas política y militarmente".
Usted agrega que el juez "Pavez... se encontró con antecedentes que hace varios años corren como una especie de rumor bien fundado: el secuestro de Carreño tuvo características extrañas que sustentan la tesis de que pudo haber sido digitado por los servicios de inteligencia de la dictadura militar". Ese conveniente rumor fue echado a correr por ex agentes de la CNI acusados, procesados y condenados por la desaparición y ejecusión de 5 frentistas -Gonzalo Fuenzalida, Julio Muñoz, José Peña, Alejandro Pinochet y Manuel Sepúlveda- que se intentó canjear, en un primer momento por Carreño, y que la CNI, luego, por órdenes superiores, prefirió asesinar.

 
At 11:01 p. m., Blogger tj said...

no me gusta para nada tu estilo.

 
At 10:07 p. m., Blogger peter pacheco said...

hola jorge quiero agradecer`por tu trabajo sobre el caso berrios de verdad que has hecho un buen tarbajo como periodista ya que has averiguado bastante sobre este.
bueno y ademas en lo que respecta a la muerte de mi padre(hector pacheco diaz).
quiero pedirte que si puedes darme tu opinion al respecto de el envenenamiento y eso gracias nuevamente
atte peter pacheco castro
agapewalter@hotmail.com

 
At 10:38 a. m., Anonymous Anónimo said...

Hola Jorge, te escribo desde Francia, hace años que leo libros de historia de Chile y últimamente estoy tratando de conseguir material de la dictadura militar. Hice una búsqueda en google y apareció tu nombre, me gustaría comprar tu libro. Mira, te dejo mi correo para estar en contacto y conocer más cosas sobre tu trabajo. Mi nombre es Tatiana
dulcegatoazul@gmail.com
Saludos

 

Publicar un comentario

<< Home